Entrevista a Daniel Simmons, creador de “Bildo, los colores de la vida”

A veces las historias de vida superan a la ficción y hay héroes reales que no tienen armadura pero de sus propias armas de lucha podemos aprender más.

Bildo habla directamente de su creador, Daniel Simmons, quien tuvo una infancia dura pero logró mirar la vida con otra perspectiva y salir adelante a pesar de todas las eventualidades. Sus grandes aliados fueron los videojuegos, que lo ayudaron a abstraerse y hacer su mundo un poco más colorido. Y es aquí donde Daniel no solo eligió salvar su vida, sino que además prefirió dejarle un mensaje heroico a toda la gente que está pasando un momento malo. Así es como propone utilizar las mismas armas que lo salvaron a él: desarrolló un juego en el cual el objetivo es encontrar los colores de la vida para salir de la oscuridad.

“Si pude salir yo, puede salir cualquiera” dice Daniel con mucha soltura, y nos demuestra cuán lejos se puede llegar con su propio ejemplo. Con solo 23 años ya armó su propio juego y logró ser representante de Argentina en la feria Gamescom (Alemania). Daniel, al igual que muchísimos talentos en videojuegos, fue alumno de uno de los miembros de nuestro equipo: el profesor Javier Pérez.

 

Esa tarde en que llegamos a las oficinas de We Work Buenos Aires nos recibieron como si nos conociéramos de toda la vida, y entre mates empezamos a charlar:

¿Cómo se les ocurrió Bildo?

Daniel: Todos tenemos momentos oscuros pero hay que salir. Bildo da el mensaje para poder salir adelante y poder encontrar los colores de la vida. Si nosotros pudimos hacerlo, cualquiera puede hacerlo. Bildo es mi historia y la de otras personas que buscan los colores.

 

¿Cómo hicieron realidad su idea?

Daniel: – Empezamos en Idea.me, una plataforma de crowdfunding donde recaudamos $50.000.

Después conocimos a un artista brasilero que nos rediseñó todo el arte y ganamos como mejor obra de arte visual en el concurso de la fundación ITAU y fue expuesta en el Palais de Glace.

 

La gente les escribe muchos mensajes, ¿cuál fue el mensaje de fans qué más les llegó?

Daniel: – Nos escriben muchos mensajes de apoyo. Hay gente que no juega videojuegos y les gusta el juego, les llega el mensaje.  Si alguien se levanta con mal ánimo, juegan y se les pasa.

También me preguntan cómo hacer su propio juego. El tema no es empezarlo, el tema es terminarlo. Es difícil. Hay muchas cuestiones que hay que empezar a cambiar. Hay que planificar y tener pensamiento a largo plazo.

Lo que no te mata te hace mas fuerte, y si te cuesta es porque vas por buen camino.

Afortunadamente tengo un equipo que me sorprende día a día: cuando hacemos las reuniones vienen todos, gente que quizás deja a su hijo para venir a trabajar, o gente que la está sufriendo o peleando. Somos una familia y eso me pone una responsabilidad enorme y me motiva a dar lo mejor de mí, de ponerme a la altura del proyecto.

Cuando uno pone esfuerzo y dedicación, el dinero termina llegando.

La vida es transitoria, pienso que las personas deberían hacer lo que a uno les apasiona.

 

¿Hay veces en las que decís “esto es muy difícil, no puedo más”?

Daniel: – Sí, todo el tiempo. Pero se trata de salir adelante y ser perseverante.

 

¿Cuántos son trabajando en el equipo?

Daniel: – Somos 15 personas, y todos multitasking.

Diego: – Al ser emprendedor tenés que hacer de todo, dedicarte a lo que realmente te hace feliz

. 

Daniel: – Algunos de ellos son Juan haciendo sonidos, el foley, los pasos, la lluvia; Federico haciendo la música; Lucas trabajando en el guión y trasfondo ya que el juego tiene una serie de diálogos interactivos; cinemáticas 3D que hace Gustavo; Belén con las animaciones 2D y prensa; Diego, mi hermano programando.

Tené en cuenta que Bildo pasa por todo el mundo, entonces hay un montón de atmósferas y se trabaja a través de la música. Hay todo un tema con los diálogos, que modifican el curso del juego.

Diego: – Es ser emprendedor, dedicarte a lo que realmente te hace feliz.

 

¿Como se conocieron?

Daniel y Diego: – Nosotros somos hermanos. Belén es la novia de Diego y Lucas llegó a través de un conocido por una coincidencia con los apellidos (se llama Simons también).

 

Como cualquier emprendedor, todo nació de la asociación y suma de talentos como si fuese un juego, y después los encontró unidos en grandes desafíos.

 

Lucas, vos trabajaste muchos años como guionista y dramaturgo pero decidiste dejar todo para sumarte a Bildo.

Lucas: – Sí, trabajé en proyectos de todo el mundo pero descubrí que esto es lo que realmente quiero hacer. Tengo libros publicados: Alma de Dragón, Viento de Acero y otros libros en inglés que se pueden conseguir en Amazon, librerías o El Aleph. He llegado a hacer guiones de 900 páginas.

Ahora estoy trabajando en el trasfondo de los personajes, lo que sustenta y le da realidad al personaje.

 

¿Que referente de personaje tenés?

Lucas: – En Bildo me gusta la oscuridad, el malo

Diego: – A mi la araña.

Daniel: – La guardiana.

Belén: – La guardiana es la corrupta, jajaja.

 

En todas las historias existe un mentor o un mago que ayuda al protagonista. ¿En su caso quién fue?

Daniel: – Una persona que nos ayudó muchísimo fue Mariano Mayer. Él ayuda mucho a los emprendedores.

 

Fueron a la Gamescom, una de las ferias de videojuegos más importantes del mundo. ¿Cómo les fue?

Daniel: – Tuve 30 reuniones con empresas de todo el mundo.

 

¿Es diferente la industria en Argentina y Alemania?

Daniel: – Vi mi pasión por ayudar a Argentina. Ahora que volví de Alemania, ves en qué nivel está Argentina y obviamente ves que hace falta mucho trabajo. Hace falta promover esto de los emprendedores y admiro muchísimo el trabajo que está haciendo Mariano (Mayer). El sería como esas personas que a mi me motivan y me dan ganas de aportar a Argentina, porque hace falta mucho trabajo. Hay que demostrar que se puede. Que se pueden cambiar las cosas.

Nosotros somos un ejemplo de que no importa de dónde venís, no importa la situación económica, la situación social, no importa absolutamente nada. Si uno realmente quiere, se puede y en Argentina también. Mariano Mayer es uno que más nos ayudó en el proyecto.

 

¿En que plataforma están publicando el juego?

Daniel: – Estamos en STEAM, trabajando en el universo transmedia, también desarrollando una versión totalmente gratuita para dispositivos móviles Android y iOS y trabajando en otro proyecto que va a ser para consolas de última generación.

 

¿Cuál es el futuro de Bildo?

Daniel: – Expandir el universo transmedia y que el día de mañana el universo Bildo y Dalesi, mi empresa, crezca y que pueda brindar la posibilidad de que cualquier persona, no solamente argentina, sino latinoamericanos en general que quieran dedicarse a la industria lo puedan hacer y que no tengan que ir a otro país a trabajar. Cualquier persona que tenga talento y pasión… Y cambiar un poco la cultura del entretenimiento: hoy en día todo lo que es comercial que es pura violencia, puro sexismo y demostrar que los videojuegos pueden ser sanos, positivos y constructivos, y que lo que antes era un libro hoy en dia es un videojuego. Todos los adolescentes y niños pasan por un videojuego y hay que aprovechar y hacer que esa experiencia sea enriquecedora, que los pueda beneficiar.

Y lo mejor de todo en Bildo es que es argentino.

Acerca de Laura Desmaras

Mis inicios como creativa publicitaria y especialista en comunicación Interna me crearon un estilo muy marcado a la hora de trabajar en todos mis emprendimientos. Me gusta crear ideas y hacerlas funcionar, así que siempre trato de encontrar algo diferente, algo nuevo para todas las cosas que hago. Para volver a crear. Entonces empecé a ser emprendedora, y mezclando todas mis pasiones por crear. Tomo todo el proyecto, analizo y creo las estrategias para encontrar la mejor manera de optimizar los recursos y hacer el trabajo de manera más eficiente. Miro los detalles. Estoy convencida de que el mejor tipo de trabajo es el que hace un buen equipo. Y conozco la manera de hacerlo bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *