Gamificación en Empresas: Multiplicá tus resultados jugando

La jornada laboral promedio dura 8 horas al día, lo que son 40 horas semanales, 160 horas mensuales = 1/3 del día, tomando en cuenta que otro tercio dormimos, y el otro vemos Netflix tratamos de disfrutar el poco tiempo que nos queda del día para hacer las cosas que nos gustan. Esto último solo pasa si volvemos de buen humor a casa.

 

El tiempo que pasamos trabajando es una parte importante de nuestra vida. Es increíble ver como cambia la calidad de vida de la gente, o la cara de felicidad o infelicidad, solamente por estar pasándola bien o mal en el trabajo. Afecta la vida, las relaciones personales, y la forma de vivir.

 

Normalmente cuando el incentivo es dinero (claramente necesario para todos), la mayoría de la gente pone el 30% de esfuerzo y el resto es piloto automático, trabajan como máquina, cumplen con los requisitos mínimos requeridos. Esto es generado por la falta de motivación y de reconocimiento ¿cuántas veces habremos escuchado “para qué me voy a esforzar si nadie lo va a valorar”?

 

Es por eso que además de ser algo necesario para nuestra vida, no podemos perder la oportunidad de disfrutar esas horas, y recuperar esa pasión por la que comenzamos a trabajar. Levantarse temprano todas las mañana con la ilusión de que ese día lograrás lo que estabas buscando. ¿Quién vio alguna vez una persona exitosa que no sienta pasión por lo que hace? ahí está la clave.

 

La pasión mueve montañas

 

“Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo. Evoca primero en los hombres y mujeres el anhelo del mar libre y ancho”  El Principito – Antoine de Saint-Exupéry.

 

La gamificación juega un papel muy importante en las empresas. Ya vimos en otros artículos que a través de niveles y misiones se genera mejor engagement y aprendizaje, en el ámbito del ambiente laboral también genera muy buenos resultados. Sobre todo cuando descubrimos que el trabajo puede transformarse en un juego, y todas las acciones que realiza el usuario tienen un objetivo: llevarlo a la victoria.

 

 

Poniendo objetos de juego en el trabajo, habrá más motivación para realizar todas esas tareas que no eran tan atractivas:

 

  • Proponiendo misiones se genera más estimulación para lograr objetivos concretos. De esta forma se rompe la monotonía.

 

  • El desafío de superar cada nivel, es el mismo estímulo que lleva a la gente que está jugando a quedarse horas y horas concentrado para resolver esa dificultad invocando a la creatividad para resolver más rápido los problemas y generando automáticamente autosuperación. Una persona entusiasmada puede poner el 100% de su energía.

 

  • Que cada miembro de la empresa sea tratado como protagonista. Escucharlo, alentarlo, incluirlo como parte activa de la empresa.

 

  • Al sentirse motivado y estimulado, se genera un compromiso con la empresa, el empleado se “pone la camiseta”, esto es muy bueno porque ya estará alineado a la filosofía de la empresa, y sentirá como propio cada reto que tenga la empresa.

 

  • Con los puntos, premios y recompensas por las cosas bien hechas, estimulamos la superación demostrándole que es fundamental.

 

  • A su vez, al divertirse genera un mejor clima laboral, estrecha relaciones, afianza vínculos y fomenta el trabajo en equipo.

 

Muchas empresas como BBVA, L´Oreal y Hyatt usan la gamificación para mejorar la productividad, las ventas, enseñar procesos de manera más amena y alcanzar metas.

 

Y en el fondo, ¿Quien no quiere pasar su día en un lugar donde se sienta valorado, escuchado, considerado, y donde pueda sacar la mejor versión de sí?

 

Entonces resumiendo: ¿Querés mejorar los resultados en tu empresa? Poné manos a la obra  ¡Marcá los objetivos y empezá a jugar!

 

Designed by Freepik

 

Acerca de Laura Desmaras

Mis inicios como creativa publicitaria y especialista en comunicación Interna me crearon un estilo muy marcado a la hora de trabajar en todos mis emprendimientos. Me gusta crear ideas y hacerlas funcionar, así que siempre trato de encontrar algo diferente, algo nuevo para todas las cosas que hago. Para volver a crear. Entonces empecé a ser emprendedora, y mezclando todas mis pasiones por crear. Tomo todo el proyecto, analizo y creo las estrategias para encontrar la mejor manera de optimizar los recursos y hacer el trabajo de manera más eficiente. Miro los detalles. Estoy convencida de que el mejor tipo de trabajo es el que hace un buen equipo. Y conozco la manera de hacerlo bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *